• Portada
  • Nacional
  • Política
  • Economía
  • República
  • Internacional
  • Deportes
  • Cultura
  • Tecnología
  • Opinión
  • Por Moisés Sánchez Limón

    Opinión

    Charrez

    Charrez


    ENTRESEMANA


    Por: Moisés Sánchez Limón


    Abril 26, 2019 21:04 hrs.

    Nacional › México › Ciudad de México

    Política

    En la historia reciente del país ha sido claro el uso de la ley para cobro de facturas políticas, una demagógica y populista demostración de actos justicieros, como ocurrió ayer en el caso del diputado federal morenista Cipriano Charrez Pedraza.

    ¿Es culpable de los delitos del fuero común del que se le acusa? Esa es atribución de un juez, a partir del debido proceso.

    Pero, mire usted, para variar, ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a cuestionar un dictamen aprobado en comisiones de la Cámara de Diputados en materia de fuero constitucional, que por cierto no ha desaparecido y la minuta se encuentra en impasse en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

    López Obrador cuestionó que los diputados sólo hayan aprobado someter a juicio de procedencia para despojar del fuero al Presidente de la República para ser sometido a proceso penal, por la comisión de delitos que se suman a los de traición a la patria, entre ellos los de corrupción y electorales, y dejaron fuera a diputados y senadores.

    Es evidente que no leyó los argumentos de los legisladores porque, de otra forma, habría apoyado ese dictamen, toda vez que de haber mantenido el tipo de delitos por los que se podría desaforar a diputados y senadores, delitos como el que se acusa de presunta comisión a Charrez Pedraza no posibilitarían su desafuero.

    Pero, vaya, el tema de este desafuero aprobado por la mayoría de los legisladores de Morena debe considerarse en un asunto que va más allá de ese concepto legislativo, de la aplicación de leyes y el ánimo justiciero de una bancada, la de Morena, en la Cámara de Diputados que pretende sentar un precedente con uno de los suyos.

    ¿Chivo expiatorio?, pregunté a colaboradores cercanos al hoy desaforado Cipriano Charrez. ¡Claro!, fue la respuesta.

    Y es que, debe recordarse que el diputado hidalguense solicitó licencia hace unas semanas para separarse del cargo y atender el requerimiento judicial, instancia en la que se le acusa de la presunta comisión de los delitos de homicidio culposo, omisión de auxilio y daño en propiedad ajena.

    ¿Era necesario llegar al juicio de procedencia y desaforar a Charrez? En estricto sentido él había renunciado al amparo del fuero e incluso se presentó ante la Procuraduría de Justicia del estado de Hidalgo y demandó enfrentar el proceso penal. Pero lo batearon.

    Acusa al gobierno de Omar Fayad de haber emprendido linchamiento mediático y jurídico en su contra. Y, ayer, en declaraciones una vez que fue desaforado para enfrentar a la justicia como cualquier hijo de vecino, con esa certeza de que volverá a su curul enfatizó en el hecho de haber votado a favor de ser desaforados.

    ’En primer lugar –citó-- quiero enfatizar que yo voté a favor de que se me quitara el fuero, porque en el pasado periodo legislativo, fuimos de los que también impulsamos que se quitara el fuero a todas a todos los funcionarios públicos.

    ’Lástima que en ese entonces no se haya aprobado de manera completa, pero ahora estando yo acusado falsamente de ser responsable de un accidente, pues por congruencia debo de mantenerme siempre en esa misma postura de que no permitamos la impunidad en este país, y mucho menos protegidos de un fuero constitucional que no tiene razón de ser en el México moderno.

    ’Por eso mismo tomamos la decisión de votar a favor de que se me desaforara y ahora sí presentarme ante la procuraduría que me ha negado de manera reiterada, la presentación de mi testimonio, la presentación también de testigos, incluso ampliaciones de declaraciones de los que comparecieron, de donde tomó datos, no los quisieron integrar parte de la carpeta de investigación, simplemente acomodaron una carpeta a modo, bien preparado de manera unilateral’.

    Por supuesto, Charrez insistió en que no manejaba el vehículo involucrado en el accidente, además de que falsamente se ha dicho que era un taxi, cuando se trataba de un vehículo particular.

    Inocente o culpable, el diputado de Morena es un elemento más del uso de la ley con fines políticos. Andrés Manuel López Obrador podrá presumir cómo uno de los suyos, o del partido que lo llevó a la Presidencia, no se presta a encubrir a presuntos delincuentes y que, trátese de quien se trate, se aplicará la ley.

    Pero, la tranquilidad con la que Charrez tomó la sentencia de 436 de sus pares erigidos en Jurado de Procedencia, de los cuales 347 votaron por desaforarlo, 36 en contra y 53 se abstuvieron, evidencia un acuerdo en el que la justicia se aplica selectivamente.

    El diputado federal perredista Antonio Ortega Martínez dio en la clave de esta que tiene todos los elementos de una pelea arreglada.

    Refirió que Charrez Pedraza cometió un rosario de decisiones equivocadas que han abonado al deterioro y al desprestigio de la clase política de los diputados, y particularmente de los ’que formamos parte de esta Legislatura, pues quiso evitar su responsabilidad y el cumplimiento de la ley e incluso en un acto de irresponsabilidad buscó, con la intervención de las autoridades municipales, convencer a la familia de que el perdón le podía resolver el enigma.

    Pero, acotó, lo grave del diputado con licencia Charrez es que el delito es menor, no es doloso, es culposo y, por tanto, le darán libertad caucional y regresará a la Cámara.

    Pero, preguntó, ¿quién sentenciará el comportamiento poco ético, poco moral de haber huido y haber dejado al chofer del taxi inconsciente o imposibilitado de salir, que se incendiaria el vehículo y muriera? Va a regresar en siete meses o en ocho meses, pero el comportamiento poco ético e inmoral, lo cargará él y lo cargará la mayoría’.

    Lo dicho, un chivo expiatorio para demostrar que la 4T va en serio. Un tema mediático para el licenciado López Obrador y sus máximas juaristas. Me canso ganso. Conste.

    sanchezlimon@gmail.com

    www.entresemana.mx

    @msanchezlimo

    Comparte

    Escríbe al autor

    Escribe un comentario directo al autor